Danza y desarrollo personal

La danza, no sólo es un arte y una forma de ocio sino un instrumento que favorece el crecimiento personal de una forma sutil y paulatina. Estamos habituados y familiarizados a escuchar y experimentar los beneficios físicos de la danza pero no así a detectar y asimilar los beneficios psico-emocionales.

¿Qué nos lleva a iniciarnos en la danza? Cada persona encuentra, a priori, su propia razón. Algunas personas se inician por diversión, otras para mantenerse activas, otras para socializar, desconectar, aprender…sin duda, la danza cubre todas estas expectativas. No obstante, es mucho más de lo que vemos; lo que obtenemos de ella es infinitamente mayor.

Mientras bailamos descubrimos que la realidad con la que vivimos el mundo es un reflejo de lo que llevamos dentro. Cuando nos decimos frases del tipo “esto no lo puedo hacer”, “no me gusta mi barriga” “ten paciencia conmigo”, “esto no es lo mío”… mostramos cuán arraigadas se encuentran las autolimitaciones en nuestra persona y por tanto en cada acción y situación que afrontamos en la vida diaria. La danza no necesita nada de ti y tú, tan sólo necesitas tu cuerpo y tu alma para disfrutarla. No hay fracaso ni retroceso tan sólo evolución y avances. Es tuya, para tí y debes vivirla a tu ritmo. Sin apenas darte cuenta irás soltando todo aquello que pesa para ir dando paso a todo aquello que eres.

La meta del día: ser hoy mejor que ayer. Aprender, desaprender y superarse. Relacionarnos con la vida desde la calma de saber quién eres y qué quieres conseguir. Como Coach, te acompañareé siempre que lo necesites no sólo en las clases si no fuera de ellas. Cuando sientas que necesitas cambios y respuestas, nuevos enfoques, nuevos caminos, estaré para ayudarte desde la plataforma www.tufoco.es

Contacto

¡Gracias por tu mensaje!